01/08/2020 / ir notas / ir inicio

Información sobre Misoprostol (Cytotec)

Pastillas abortivas: Misoprostol

En tu desesperación por encontrar una solución para tu embarazo no deseado, buscas información  en Internet y te encuentras con varios métodos para abortar, entre ellos, las pastillas abortivas. Si bien “Cytotec y “Oxaprost” aparecen como nombres de pastillas para abortar, debes saber que actualmente no hay pastillas elaboradas específicamente para abortar. Existen pastillas que son indicadas para otras enfermedades pero cuyas sustancias pueden provocar un aborto, entre ellas, el Misoprostol. Éste es un medicamento utilizado para tratar úlceras gástricas y que provoca la interrupción del embarazo como efecto secundario.  

Si bien puede parecer una alternativa fácil para causar un aborto, debes conocer bien cómo funciona y cuáles son sus efectos secundarios antes de tomar una decisión sobre utilizarlo o no.

¿Cómo funcionan?

El Misoprostol relaja el cuello del útero y produce contracciones musculares que provocan la expulsión del feto. Se utiliza generalmente desde la concepción hasta la semana 8 del embarazo. Algunas horas después de que las usas, se te presenta un aumento de cólicos y contracciones incluyendo también sangrado, a veces con tal intensidad que se requiere hospitalización. El Misoprostol provoca un dolor abdominal intenso, más fuerte que cuando sucede un aborto espontaneo. En algunas mujeres la ingestión de Misoprostol no provoca ningún efecto, ni siquiera la expulsión del feto. En la mayoría de los casos la expulsión del feto es seguida de hemorragias que aumentan con el paso de las horas.

Adicionalmente las mujeres pueden experimentar:

             Vómitos

             Nauseas

             Diarrea

             Dolor de cabeza

             Fiebre

             Escalofríos

 

¿Pastillas abortivas seguras?

El principal riesgo que corres al usar estas pastillas es que queden retenidos restos del feto o de la placenta dentro de tu útero y te provoquen una infección local. Otro peligro muy frecuente consiste en retener al bebé muerto lo que te llevará a tener que recurrir a la evacuación uterina. Con la evacuación uterina corres, a su vez, los siguientes riesgos:

·        adelgazamiento y debilitamiento del útero,

·        inflamación pélvica,

·        infección en vías urinarias,

·        perforación de útero,

·        extirpación del órgano reproductivo,

·        esterilidad,

·        hemorragia,

·        riesgo de muerte,

·        propensión al cáncer (de mama o cervicouterino).